lunes, 28 de marzo de 2016

"LA INTERVENCIÓN Y BLOQUEO DE CUENTAS FIRMARON LA SENTENCIA DE MUERTE DE AFINSA"

Gran reportaje de Mercado de Dinero, que podéis leer a continuación o pinchando en el siguiente enlace:





La intervención y bloqueo de cuentas firmaron la sentencia de muerte de Afinsa

La intervención de Afinsa, ocurrida el 9 de mayo de 2006, supuso un despliegue tal de medios, que hizo pensar que ni había sellos, ni realizaba actividad alguna más allá de la captación de fondos, pese a que la compañía desarrollaba su actividad de manera pública, frente a los clientes, los consumidores y las instituciones. 
Lo cierto es que la compañía sí intermediaba en la compraventa de filatelia con los clientes, como así lo ha reconocido la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, que estima un recurso de apelación de Ausbanc Abogados en el procedimiento concursal, en el que sostiene que la actividad que realizaba Afinsa, realmente era mercantil y de intermediación en la filatelia en masa, afirma la letrada Isabel Cámara, miembro de los Servicios Jurídicos de Ausbanc Abogados.
En ningún momento, la Audiencia Provincial de Madrid considera que exista un negocio simulado, como lo considera la Agencia Tributaria y el Ministerio Fiscal, “la AP considera que Afinsa tenía una actividad mercantil y no financiera y de hecho viene a afirmar que para hablar de simulación habría que probar dicho extremo, habría que probar lo que tiene en la mente cada uno de los clientes, algo que es absolutamente inviable”, afirma la abogada.

Muerte de la actividad causada por el bloqueo de cuentas
La intervención llevó consigo, como una de las medidas cautelares adoptadas por el Juzgado Central de Instrucción, que se bloquearan las cuentas, un hecho que suposo la imposibilidad de que la compañía pudiera seguir pagando a los clientes, causando el primer perjuicio inmediato al consumidor, a pesar de que el administrador judicial llegó a reconocer la buena salud de Tesorería de la compañía, que desde luego sí hubiera permitido hacer frente a esos pagos y hubiera podido adoptar otras medidas no tan escandalosas, que no hubieran supuesto necesariamente la muerte de la actividad.
Finalmente, el concurso de Afinsa se declaró el 14 de julio de 2006, concurso necesario, consecuencia inmediata e inevitable del bloqueo de las cuentas. Cualquier compañía en este país, por muy buena salud y estado saneado que tenga, acabaría inmediatamente en una situación de concurso de insolvencia inminente si se bloquearán sus cuentas, afirma Isabel Cámara.
El procedimiento penal se inició como consecuencia de una denuncia de la Agencia Tributaria al Ministerio Fiscal, que recogió esa denuncia y básicamente se centró en el aspecto de la naturaleza financiera e igualmente vino a insistir en que la filatelia o no existe o no está adjudicada, o es falsa.
“Todos estos aspectos chocan frontalmente con el hecho de que, a día de hoy, en el procedimiento concursal y a raíz de sentencias anteriores, la AP de Madrid ha dado la opción a todos aquellos clientes que así lo deseen, y que no exista ningún tipo de imprecisión en la adjudicación de su filatelia, de poder optar a esa filatelia. Optar al pago total de crédito, de tal manera que se está dando un valor a esa filatelia de el precio que se pagó en su día revalorizado, puesto que la aceptación de esa filatelia lleva consigo la exclusión inmediata del concurso”, afirma la abogada.
“Esto choca frontalmente con el hecho de que, por el otro lado, el Ministerio Fiscal y la Agencia Tributaria digan que la filatelia es falsa”, destaca la letrada, quien recuerda que “hasta el momento de las periciales practicadas en el acto del juicio, en el orden penal,  con independencia de que todavía quedan periciales por practicar, ninguno de los peritos ha afirmado que la filatelia era falsa: había filatelia de mayor o menor calidad“.
“Puede que hubiera algunos problemas organizativos, debido principalmente a que la compañía creció de manera exponencial en muy pocos años, y quizá hubo momentos en que no estaba perfectamente organizada. Pero lo que sí es cierto es que si no estuviera perfectamente adjudicada la filatelia no se podría estar entregando a cada cliente que así lo desea”, subraya Isabel Cámara.
De lo desarrollado en el orden penal, cabe hacer una especial mención a la intervención de la inspectora María Teresa Yábar, de la Agencia Tributaria, quien fue la que, a raíz de la inspección que realizó, a su juicio la actividad de Afinsa era una actividad que tenía trascendencia penal.
Sus afirmaciones fueron muy poco técnicas, muy poco propias de una persona que debe dedicarse a hacer la función de un inspector, que desde luego no parece que sea la de valorar proyectos empresariales”, destaca Isabel Cámara.
La inspectora Yábar, en todo caso realizó afirmaciones que reflejan la falta de objetividad en su actuación, tanto entonces como ahora, afirmaciones como “La filatelia daba risa” o comentarios de carácter despectivo de la actividad en sí misma e incluso hacia los propios clientes, destaca la abogada.